Y cuando menos te lo esperas…

Y cuando menos te lo esperas…


Este domingo, en el I Motorland Half Triathlon, he podido experimentar algo que no creí que pudiera ocurrir, al menos tan pronto, a pesar de estar entrenando conscientemente para que algún día sucediera algo así: liderar un triatlón MD (half Ironman) durante las 2 primeras horas de la competición.

En el Ironcat del 2018 (triatlón LD – larga distancia – full Ironman) ya degusté lo que significa nadar encabezando un grupo, en segunda posición, tan lejos del primero (R. Mayoral) que parecía que fuera el primero. Fue emocionante, pues mi mejoría en los ritmos de natación fue meteórica desde 2016 cuando empecé con la MD y la LD. A partir de entonces, entrené con la ilusión de que algún día pudiese conseguir salir primero del agua, pero viendo como nadan algunos compañeros y triatletas, eso parecía ser algo imposible. Tuve algunas esperanzas puestas en el Ironcat 2019 de hace un mes, pero también hubo nadadores más rápidos. Con bastante esfuerzo, conseguí salir cuarto del agua.

No obstante, este domingo, en el circuito de Motorland de Aragón, donde se estrenaban en la organización de un half, tuve una sobredosis de sensaciones positivas que estoy seguro que serán la semilla de nuevos retos:

En primer lugar, pude, junto con Ivet, nadar en primera posición a partir de la tercera boya. Competir nadando con ella pegada en los pies empieza ya a ser costumbre: Ironcat 2018, Terres de l’Ebre 2019 y MotorLand 2019; y es algo de lo que me enorgullezco enormemente por lo que ella significa personal y deportivamente para mí. ¿Cuántas parejas pueden hacerlo sin que ninguno de los dos renuncie a ir más deprisa? Los ritmos de cada uno son tan parecidos que podemos hacerlo sin ceder segundos y eso, probablemente, sea único. En la competición, después del calentón inicial de todos los que salimos, conseguimos pegarnos a los primeros y cuando la mayoría bajaron sus ritmos, pudimos mantener el nuestro y adelantar al grupo de cabeza.  Terminamos sacándoles más de 1’ en un sector que completamos en 29’, un 3,5% más rápidos. A pocos metros de la T2, justo antes de llegar a la rampa que nos sacaba del lago, Ivet me tocó el pie adrede mostrándome empatía por el momento que estaba viviendo. Salí del agua oficialmente 2” por delante de ella, íbamos pegados, y en el área de transición, me felicitó dos veces en tres palabras, más orgullosa que yo, si cabe. Una como entrenadora que desde el principio vio posibilidades con mi natación y la segunda como pareja, que ha visto como he conseguido algo por lo que llevo tiempo entrenando. “Enhorabona , Uri! Enhorabona!”. Todavía retumba en el restaurante “La Perca”, donde estaba instalada la T2.

A pocos metros de salir del agua con Ivet a pies (Foto: Agency Sport Media)

En segundo lugar, mi rendimiento en este sector, pues el ritmo de competición ha incrementado más de lo que nadie podía esperar. Comparando los 1900m de Motorland (1900m – ritmo 1’32”/100m) con el día de mi estrena en MD en Terres de l’Ebre 2016 (3000m – ritmo 1’47”/100m) la diferencia es francamente sorprendente, y más teniendo en cuenta que en Motorland se nadaba en agua dulce, con menos flotabilidad y por lo tanto era una natación más lenta. Pero es que aún es más sorprendente si lo comparamos con el primer triatlón que hice en el Sprint de Mataró de 2013 (750m a ritmo 2’14”/100m). Y es que francamente, todos los entrenamientos realizados desde el 2016 con los compañeros del T3 Team, tanto con aquellos que nadan a ritmos más rápidos como también con aquellos quiénes lo hacen a ritmos más lentos han sido clave para mejorar mi técnica y ganar velocidad en el agua. No es una frase para quedar bien, es un hecho constatable.

En tercer lugar, poder liderar la carrera durante más de 45km del sector de bici, también fue otra experiencia inolvidable y difícilmente repetible. Cabe decir que en el km 25, cuando ya llevábamos unos 50’ de bicicleta, fui rebasado momentáneamente por el que terminaría 3º al final de la carrera, pero sorprendentemente tuvo un pinchazo en la rueda trasera justo cuando no había recorrido ni 20 metros en primera posición. No fui yo, no le pinché la rueda, lo juro. Así pues, seguí liderando la carrera 20kms más, y casi al final de la segunda vuelta (de tres), me adelantó el que finalmente terminaría en 1ª posición absoluta. ¡Qué gozada llevar la moto delante! ¡Qué pasada saber que no hay nadie más delante tuyo! ¡Qué bonito que los voluntarios repartidos por la carretera te animen como el cabeza de carrera cuando pasas por primera vez! Impresionante, indescriptible, de verdad. Pelos como escarpias cada vez que pienso en ello, aunque en ese momento estuviera más pendiente de dar vatios y de retrasar lo máximo posible la pérdida del liderato, porqué sabía que tenía que pasar, sí o sí. Hay mucho animal dando vatios a mansalva y era cuestión de tiempo que me adelantaran, y más teniendo en cuenta que no debía darlo todo, pues en 3 semanas competiré en el IronMan de Vitoria.

Finalizando la primera vuelta entre las rotondas de Motorland (Foto: Kontantina Tomoska)

Por último, y no menos importante, los cuatro podios conseguidos por los cuatro integrantes del T3 Team: Ivet, Juanma, Joan Ramon y yo mismo. Ivet y Juanma quedaron y absolutos respectivamente, lo que es un auténtico hito al que empezamos a darlo por normal, aunque me resista. JR, por su parte, terminó 7° de la general y 1º de veteranos, lo que le valió para subir al primer cajón del podio en dicho grupo de edad. Y por último, mi 8ª posición final que juntamente con la 2ª de Juanma y la 7ª de JR nos valió para terminar en un primer puesto por clubes a más de 1h30’ de diferencia con el segundo. Un auténtico lujo. Después de subir en el segundo puesto por clubes masculino en el Triatló Terres de l’Ebre 2019 (MD) e Ironcat 2019 (LD), este tercer podio por clubes de la temporada, y esta vez en primera posición, fue otra gran alegría para el club que debe servir para seguir alimentando la ilusión con la que empezamos este maravilloso proyecto.

Con el IronMan de Vitoria a la vuelta de la esquina (14 de julio), no queda mucho tiempo para relajarse, pues esta semana será la última de carga fuerte. Una vez termine, ya solo nos quedarán 15 días de tapering para afrontar mi segundo LD de la temporada, una locura que creo que no se va a repetir, me está costando lo inimaginable entrenar y motivarme para la competición, y además, mis rodillas lo agradecerán.

CLASIFICACIONES

Absoluta masculinaAbsoluta femeninaCategorias masculinaPor clubes masculina

Primeros clasificados por clubes masculino (Foto: Agency Sport Media)

Ivet, primera clasificada absoluta femenina (Foto: Agency Sport Media)

Juanma, segundo clasificado absoluto masculino (Foto: Kontantina Tomoska)

Joan Ramon, primer clasificado veterano 1 masculino (Foto: Oriol Palau)

Autor de la imagen de portada: Agency Sport Media




Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies